Programa dirigido especialmente a las personas jóvenes, atiende a la actual situación económica y pretende concienciar a los y las infractoras de las consecuencias del comportamiento incívico, toda vez que permite conmutar las sanciones económicas impuestas por cometer infracciones leves a las ordenanzas municipales, tales como la práctica del botellón u otras que supongan alguna alteración de la convivencia pacífica de la ciudadanía, por trabajos en beneficio de la comunidad.

Objetivos

Atajar las situaciones incívicas que se producen generalmente en momentos de ocio compartido, fomentando la convivencia y reforzando los lazos sociales para evitar que las mismas se repitan, buscando afrontar el cumplimiento de las sanciones de manera educativa.

Población destinataria

Personas jóvenes de 18 a 25 años, infractoras de comportamiento incívico.

Contacto

94403166

2015: han participado en el programa 41 jóvenes